Presentación de:

" Huesca :  Álbum de adioses "


  Tal como estaba previsto se celebró el acto de presentación del "primer libro" de Manuel Benito Moliner en el salón de actos de la DPH el viernes 31 de Octubre a las 20:00 horas.
  El acto tuvo lugar con la presencia del autor, al que acompañaron en la mesa Antonio Angulo director del "Diario del Altoaragón" y Salvador Trallero, su editor.
  Le acompañó también una importante afluencia de público, entre el que se encontraban reconocidas personalidades de la cultura oscense.
  El libro, aunque prologado por Eugenio Monesma, comienza a modo de preámbulo con estas palabras de su autor:


  Nacer en la calle de San Lorenzo no imprime ningún carácter especial, es cierto.

  Nacer en el seno de una familia tradicional, mitad agricultores, mitad arrieros, con caserón vetusto y desprovisto de cualquier comodidad, probablemente deje huella.

  Aunque quizás lo que más ha marcado mi relación con esta ciudad es el amor no correspondido que le profeso.

  La antigua «leal y heroica» me ha sido esquiva y se ha mostrado conmigo altanera, yéndose con el primero que le soltaba un tópico. Ésto me ha llevado a cometer ciertas locuras, siendo este libro la menor de ellas.

  Pensé que las imágenes que quedaban de nuestro pasado debían formar un álbum, donde despedirnos en los días tristes de nuestro ayer o alegrarnos recordando las cosas que nos contaron.

  Y así nació este Álbum de adioses que pongo en manos de la ciudad.

  Quizás, al verse y leer su historia y los sentimientos que despierta, me mire a los ojos con sus cuencas de eterno escombro y me guiñe su última almena.

Salvador Trallero, editor
   Salvador Trallero, editor de este libro, nos cuenta de su amistad con Manuel Benito desde que recurriese a su apoyo como autor de Sariñena Antigua y de cómo le ha animado a embarcarse en este proyecto, detrás del cual es de esperar surjan otros.
   Nos habló de la sapiencia y el buen hacer así como de los valores personales y humanos del autor que salpicó con algunas anécdota acerca de su talante.
   Comentó cómo tras el trabajo de casi un año este Libro ha visto por fin la luz.
  Nos comentó también como en esta obra se ha tenido muy en cuenta la correcta relación entre texto e imágenes ya que debido a la profusión de estas últimas, es complicado maquetar. Cree Trallero que se ha obtenido un equilibrio correcto entre ambos. El libro consta de 172 páginas, 80 fotografías, cuatro grabados y dos planos inéditos de finales del siglo XVIII por tanto es una obra muy visual. En cuanto a su calidad, tanto por su continente como por su contenido es impecable.
  Un libro, enfín, casi de coleccionismo pero que será entrañable para los ciudadanos de esta Huesqueta nuestra, la Huesqueta que luego definiría el propio Manuel Benito.

  A continuación intervino Antonio Angulo, transcribimos del Diario del Altoaragón del día 1 de Noviembre:

  Médico y humanista "La primera cualidad en la personalidad de Manuel Benito es, precisamente ese contraste entre su formación y conocimientos y su sencillez y humildad profesional y humana". De hecho, en sus escritos "amenos y accesibles a los lectores, destacan tanto su trabajo e intensidad en sus aportaciones como la ausencia de protagonismo personal". Su escueta firma de M. Benito en las colaboraciones "es una muestra más de esa austeridad, que añade a su trabajo una dimensión de humildad y de dignidad".

  Con estas palabras presentaba Antonio Angulo, director del Diario del Altoaragón, a Manuel Benito Moliner, el hombre y el escritor:

  Insistió en una de las cualidades que son seña de identidad en la obra y el trabajo de Manuel Benito es que "ha estudiado los hechos desde abajo, a ras de tierra, con la búsqueda de la verdad como premisa y con el conocimiento y la independencia que requiere toda investigación".

  Antonio Angulo recordó que Diario del Altoaragón "ha tenido la suerte de contar a lo largo de toda su historia con su colaboración, semanal y dominical preferentemente" , aunque no hay que olvidar que su primer trabajo ya apareció en la Nueva España el 26 de Agosto de 1979. "Creo que cuantas personas hayan leído sus colaboraciones en el Diario -continuó- les ha acercado e integrado más en su mundo, descubriéndoles algo de su entorno natural, geográfico o histórico más inmediato". Sin olvidar que "el hombre, la persona, son el objeto del estudio y la atención de Manuel Benito".

  "Para Diario del Altoaragón, un periódico cuya finalidad principal es la de contar las cosas que suceden en esta tierra y servir de plataforma a las reivindicaciones y problemas de sus gentes, las colaboraciones de Manuel Benito, junto a las de otros muchos nombres, han servido para profundizar y hacer más altoaragonés este medio", apuntó Angulo, que recordó cómo el propio Manolo, "al que así conocemos los amigos", manifestó en uno de sus escritos: "la filosofía de hacer un trozo de tierra con el nombre del Alto Aragón, une a este periódico con este colaborador".

  Ahora con el libro 'Huesca: Álbum de adioses', Manuel Benito "cambia el rústico fugaz papel de periódico por el lujoso papel couché, en una edición magníficamente presentada por su editor y amigo Salvador Trallero. Podría decirse que se ha permitido una celebración, un lujo inhabitual en su forma de ser en un intento de congraciarse con una ciudad a la que profesa, en su opinión, un amor no correspondido. Podríamos decir que se ha esmerado tanto en el contenido como en el continente, en un intento innecesario de conquistar un amor que lo que esperaba era su declaración, algo que Manolo, en su timidez y humildad, no se había atrevido. Demos, por tanto, por bienvenidos estos fastos de una boda que de esta forma tiene ceremonia e invitados. De matrimonio feliz al que todos deseamos larga vida".


  Antonio Angulo, director del Diario del Altoaragón glosó, por tanto y puso gran énfasis en destacar la profesionalidad y humanidad de Manuel Benito, de cuyas virtudes resaltó en lo profesional su rigor, el conocimiento y la independencia, y de su personalidad su gran humanidad acercándose a lo hechos desde abajo a ras de tierra cerca de las gentes, y su gran humildad y austeridad.
Antonio Angulo


  Y por último y más importante, intervino Manuel Benito quien agradeció sus palabras a Angulo y Trallero, "no deseo mejores amigos", dijo.
  Agradeció la colaboración de personas y entidades para hacer posible esta obra y en especial al personal de la Fototeca Provincial, y a los asistentes por estar presentes en en este acto.
  Luego nos presentó el libro acompañándonos en un extenso paseo por sus contenidos.

  Con la amenidad y concisión que caracteriza la palabra de Benito, recorrimos parte de los rincones, tanto físicos como humanos de esta Huesqueta que fue, la que pudo ser y no es ...

  Desmitificó, a modo de ejemplo de lo que es la investigación histórica, la leyenda de "La Campana de Huesca"

  Hizo desfilar ante nosotros calles, plazas, paseos, iglesias, conventos, hospitales, puentes, fuentes, monumentos ...y sitios singulares como La Porteta, el Matadero, el mercado de López Allué, la cárcel vieja, el puente de tablas ... que aunque muchos desaparecidos o cambiados quedan en este libro para nuestra memoria, y también personas, sobre todo personas y acontecimientos que afectaron más o menos profundamente a esta ciudad de Huesca:
El cólera de 1885 , el motín de los fielatos, Ferias y feriantes: San Andrés, San cristóbal,.. salpimentados con cantidad de datos y anécdotas

  Se entretuvo Benito con algunos personajes de corte muy humano que estuvieron presentes en la actualidad de los años treinta de 1900, personajes para él entrañables y representativos de esa Huesqueta que él y muchos deseamos en la que cree y que cree necesario rescatar para la memoria de esta ciudad y sus conciudadanos.

  La presentación además de ilustrativa fue entretenida.
El libro que está prologado por Eugenio Monesma, quizás en su final y a través de una sencilla historia a modo de epílogo: "Platero y él", él es "Toribio", quizás digo, nos dé la clave de la sensibilidad y del afán investigador y divulgador de Manuel Benito. El final dice así:


  Años después he visto cómo muchos seres que se llaman humanos, han seguido maltratando animales y personas. He visto emborrachar a pobres inocentes en las tabernas, a los que les pagaban un trago y otro hasta verlos decir tonterías, tambaleándose o vomitar en medio de la euforia general. Y siempre me he tenido que meter en medio. No soy más que un aguafiestas, lo reconozco.
  Hay personas que se meten donde no les llaman aún en contra, muchas veces, de los propios inocentes a los que emborrachan con promesas y mentiras para, al igual que a burros dóciles, engañarlos diariamente.



CopyLeft Círculo Republicano "Manolín Abad"